Buscar
  • Hoja de Bijao

Marché du Film 2020

El viernes pasado finalizó la edición 2020 del Marché Du Film, el mercado de cine mundial más importante, que tuvo lugar desde el 22 hasta el 26 de junio.

Una edición muy comentada mucho antes de empezar debido al aplazamiento de su tradicional celebración en mayo, producto de la pandemia por el CoVid19. Sin embargo, quedó reafirmada la resiliencia y resistencia de la industria cinematográfica que, en tiempos de crisis, lejos de dejarse abatir demostró su capacidad de reinventarse.

Y es que, en momentos donde el consumo de contenidos audiovisuales en digital es más alto que nunca, el rol de los distribuidores independientes en todo el mundo se hace más necesario para mantener saludable nuestra industria y ahí recae el compromiso y la responsabilidad como ventana estratégica de este evento.

Organización del Evento Este año el mercado no contó con la celebración conjunta del festival, que provee todo el glamour, las fiestas y la cobertura internacional que ya se conoce. En cambio, se celebró en un formato completamente digital. El mercado estuvo organizado en dos plataformas de trabajo en paralelo. La plataforma oficial del Marché Du Film, que en términos de ventas, estaba enfocada mayormente en películas finalizadas, y la plataforma “Á demain marché” (algo así como: “Nos vemos mañana mercado”) creada por las grandes agencias de talentos y ventas y distribución de películas, para apoyar e impulsar el evento y cuyo enfoque era en proyectos aún en fase de desarrollo.

Participación A pesar del cambio drástico, hubo un considerable flujo de películas. La semana previa al evento, la lista de delegados ascendía a 9,520, una diferencia considerable ante los 12,527 participantes del 2019, pero aún así una cifra importante si se toma en cuenta el formato del evento. Los proyectos participantes en ambas plataformas variaban en géneros desde acción al terror, dramas de época a la ciencia ficción.

Varias compañías y comisiones de cine de todo el mundo estuvieron presentes con sus stands y delegaciones presentando a realizadores y sus proyectos y, a la vez, participando de las diferentes conferencias, paneles y screenings disponibles durante la semana. Instituciones y autoridades cinematográficas de iberoamérica, como el programa Ibermedia analizaron la situación actual del cine y compartieron las novedades de los incentivos fiscales en la región de la mano de productores locales.

Su versión digital estuvo bastante completa, pero dejó claro que el mercado de Cannes, no puede ser reemplazado. Nada supera la atmósfera y la emoción alrededor de un proyecto durante su celebración en persona. La sensación especial de la experiencia cuando descubres una película por primera vez, eso es lo que le da a Cannes una energía única.


La importancia física del factor “humano” en la industria, era un tema que se discutía en cada videollamada al no equipararse al compartir con colegas cara a cara en “la Croisette”. La falta de las fiestas de cada película estrenada, otro componente importante del mercado, es una carencia considerable si tomamos en cuenta que muchos acuerdos de compra y venta de películas se cierran durante estas.

Ciertamente, esta versión iba a ser un experimento tanto para sus organizadores como para la comunidad cinematográfica. Como siempre acompañado de muy pocas horas de sueño, no por el vino y las fiestas, sino por la diferencia horaria con los colegas. Consideró que tuvo aspectos positivos y otros sobre los que habrá que trabajar más, incluso cuando se regrese a celebrar en su formato habitual.

Dificultades La incertidumbre y la inestabilidad, al tener todas las producciones en pausa y la mayoría de las salas de cine cerradas, fue un elemento extra de presión a la dinámica del evento. Aún así las reuniones, eventos y presentaciones altamente organizadas se dieron y muchos acuerdos fueron hechos en el mercado virtual.


Mis 2 observaciones fueron: Con tantas plataformas dentro y fuera de la dinámica del mercado, algo que noté y consulté con colegas es que, al principio, fue un poco abrumador el coordinar reuniones. Muchos participantes usaban las plataformas del mercado pero otros contactaban directamente por email y/u otras redes, lo que hacía más compleja la tarea de llevar un orden en la agenda.

A pesar de la facilidad para navegar en el mercado digital y el interés de los participantes por sostener reuniones considero que, para aquellos nuevos participantes, el formato podía ser algo brusco a la hora de hacer negocios además de que hace que sea mucho más fácil excluir a persona en cualquier ámbito. En mi experiencia y la de varios colegas, la primera vez que participas en un evento tan grande y masivo, cuesta agarrarle el ritmo, pero si tienes la oportunidad de caminar un rato por el "Palais” y ver la dinámica de negociación de primero mano, te ayuda en entender y prepararte mejor, más que lo que cualquiera pueda sugerirte.


Ventajas En una nota más positiva. La dinámica del Marché du Film 2020 nos permitió ciertas licencias empezando por la facilidad de trabajar desde la habitación, la sala o, incluso, la cocina en pijamas y asimilar todo lo que se puede hacer desde un mismo sitio. Así como el ahorro del gasto que representa participar en un mercado de este nivel.

Conclusiones Mientras que la pandemia mundial de coronavirus continúa inclemente, manteniendo el distanciamiento social como la norma, la comunidad tuvo una respuesta positiva ante una versión sin precedentes del mercado de Cannes.

Fue un gran ejemplo de colaboración entre todos, a mi parecer la mejor lección que tuve. Y que dejó ver la esperanza colectiva de reactivar pronto la industria cinematográfica.


El contenido sigue siendo el líder, las películas se siguen haciendo. Por lo que la oferta de contenido no será un problema, de eso se trata este mercado. En términos de ventas, el hambre de nuevas historias está presente, las audiencias quieren contenido pero están siendo muy selectivas, por lo tanto, los distribuidores están siendo extremadamente cautelosos en las películas que escogen. Aún así, estos compradores necesitan reforzar sus catálogos para los próximos meses, en especial si hay riesgo de más confinamiento para evitar contagios por el Coronavirus. En paralelo, ya sea que se consideren enemigos o aliados por algunos exhibidores y/o figuras en la distribución en cines, las plataformas innegablemente están ayudando a crear una nueva generación de amantes del cine. Los espectadores están descubriendo nuevos directores, talentos e historias. Se puede notar el aumento de la mayoría de las audiencias de los “streamers” y plataformas VOD.

Que la situación sea más exigente no es una novedad en el cine independiente, en los últimos años las ventas de películas no han sido fáciles, pero ser emprendedores e ingeniosos para sobrevivir es parte de la naturaleza y la fuerza de nuestra comunidad. El reto estará en identificar el desarrollo de los hábitos y espacios de consumo para nuestros contenidos y los posibles cambios en la producción y exhibición de estos tanto de manera online como offline.

La combinación de optimismo, creatividad y realismo empresarial marcó este mercado. Tener a la comunidad en general y cada uno de los territorios trabajando de la mano para continuar manteniendo viable el mercado independiente ya es una gran victoria para esta edición del mercado y para toda la industria.

Sólo nos queda ver el panorama y las nuevas tendencias y aquellas que permanecen, qué nos depara el desarrollo de la industria de cara a la planificación de los estrenos, mientras el mundo comienza a volver a la normalidad.

Texto y fotos por César Garrido @Taquillando_podcast

Fundación Hoja de Bijao | Culturalmente envueltos en la escena creativa panameña desde el 2013

  • Facebook - Gris Círculo
  • Twitter - Gris Círculo
  • Instagram - Gris Círculo